Father talking to his daughter

Prosperando a Través de las Historias de Nuestros Padres: Sembrando Valores y Cultivando Mentes

Share Post

Foto por: Kerkez


Ya sea como padre, abuelo o mentor, usted tiene una historia de vida que vale la pena compartir con niños y adolescentes. Por ejemplo, probablemente usted haya visto a seres queridos llegar y partir de su vida. Quizás, ha tenido que sentarse en aulas de clases ya de adulto. Quizás haya tenido que cruzar fronteras físicas o metafóricas durante su infancia. Por más comunes que esas experiencias de vida puedan parecerle, esas historias de vida pueden ser inspiradoras y transformadoras para los más jóvenes.

Esta publicación celebra la figura de los padres y mentores al explicar el poder psicológico de reflexionar sobre las historias de vida. Las historias de vida están llenas de emociones sociales motivantes y muy necesarias, como la admiración y la compasión. El proceso de compartir y reflexionar sobre las historias de vida, así como la interacción que los niños y adolescentes puedan tener con esas historias, puede impulsar el desarrollo de las mentes, corazones y cerebros de las personas involucradas.

Narrando una Historia de Vida Inspiradora

Es posible que usted se sienta inclinado a pensar que las historias inspiradoras deben ser heroicas o de otro mundo. Sin embargo, las historias de vida no son inspiradoras simplemente por lo que se logró, o por las pocas probabilidades de éxito. Tampoco son inspiradoras debido a las circunstancias sufridas, como vivir en medio de la escasez o las guerras. La historia de su vida puede inspirar a niños y adolescentes porque usted, como adulto, está preparado para construir significados y, al hacerlo, está equipado para ayudar a los jóvenes a desarrollar los significados que los apoyan a crecer felices y realizados. Debido a que usted puede reflexionar y dar importancia a los detalles y hechos de su vida, puede ir más allá de lo que es directamente observable y concentrarse en las emociones, los valores y los significados de la historia.

Como narrador adulto, a usted se le confía la tarea de trasladar la atención de la audiencia, desde los eventos de la historia a los valores y las partes emocionalmente ricas que transmiten la historia. Al hacerlo, los niños y adolescentes de la audiencia pueden darle sentido a la historia y comprender las creencias que lo motivaron entonces y ahora. Más importante aún, pueden ver los valores que hacen que usted sea y aspire a ser.

La construcción de significado a partir de las experiencias sociales diarias no es fácil para los jóvenes. Los fundamentos neuronales que permiten la creación de significados abstractos aún están madurando. Asimismo, los más jóvenes necesitan entornos para aprender a construir significados.

El proceso de creación de significado que se inicia al compartir historias de vida puede ayudar a los niños y adolescentes a conectar los eventos diarios con sus valores subyacentes, explicaciones más amplias y sistemas de creencias. Establecer conexiones entre eventos concretos e ideas trascendentales puede provocar emociones poderosas como elevación moral y gratitud. Al hacerlo, los niños y adolescentes pueden comenzar a construir sus propios significados. Al hacerlo, enriquecen su identidad al infundir sus experiencias sociales con cualidades morales y motivar las emociones que estas situaciones sociales invocan. Además, la disposición de los jóvenes a este pensamiento basado en valores da forma a su desarrollo neuropsicológico y, posiblemente, a su crecimiento espiritual.

Para los adolescentes y los niños, aprender a construir significados no es tan diferente de aprender a leer, hacer matemáticas o practicar deportes. A medida que ellos desarrollan las complejas capacidades socioemocionales y cognitivas necesarias para construir los significados trascendentales que orientan una vida próspera, ellos anhelan relaciones sociales en las que puedan practicarla. Las oportunidades para la construcción de significados se pueden encontrar en relaciones estables y seguras entre adultos y jóvenes. Estas oportunidades promueven el tipo de pensamiento ético y desarrollo cerebral que nos permite prosperar individual y socialmente. Lamentablemente, a pesar de que contar historias está arraigado en nuestras culturas, los niños y adolescentes en ciudades urbanas modernas tienen oportunidades limitadas para practicarla.

Apoyar la Creación de Significado de Niños y Adolescentes

Grupos, organizaciones e instituciones orientados a los jóvenes y los niños los han apoyado proporcionándoles relaciones que fomentan la práctica de pensar en base a valores. Por ejemplo, Sages and Seekers es una organización sin fines de lucro que ha dedicado los últimos 10 años a involucrar a adolescentes y adultos en conversaciones significativas sobre historias de vida. Las conversaciones que los adolescentes tienen con los adultos mayores en su programa ayudan a los adolescentes a conectar pequeñas acciones, percepciones y decisiones con grandes ideas. Esto es lo que un adolescente Latinx le dijo a su adulta mayor al final de estas conversaciones:

“Uno de los primeros temas de los que hablamos fue la escuela. Mencionaste volver a la escuela cuando tenías 41 años. Para mí eso muestra persistencia. Me da el mensaje de nunca rendirme, independientemente de las circunstancias. Realmente me ayuda a desarrollar mi motivación, especialmente cuando se trata de la escuela. Quiero tener mejores calificaciones que las que tengo ahora, y escuchar que regresaste a la escuela a esa edad me motiva a seguir esforzándome y trabajando duro. […]

Cuando criabas a tus hijos y tenías dos trabajos, eso me hizo pensar en dos cosas. La primera fue que el trabajo duro es realmente la clave para seguir superando tiempos difíciles. También me hizo darme cuenta de que mi padre se encuentra en una situación similar. Me hizo apreciarlo más que antes. Esto se debe a las quejas que tus hijos te han hecho después de un largo día de trabajar en dos trabajos.”

En casa, aunque las conversaciones sobre historias familiares ocurren espontáneamente, los adultos también pueden ser más intencionales al respecto. Si está interesado, un buen consejo sería ofrecer, junto con la historia y las emociones vividas, su interpretación de los valores subyacentes y de sus sentimientos. Por ejemplo, digamos que está hablando de un momento en el que se esforzó mucho en algo muy difícil. Asegúrese de decirles cómo le hizo sentir eso y qué aprendió de ese momento. Escuchar su proceso de creación de significados y cómo ha cambiado con el tiempo nutrirá este tipo de interpretación en ellos, así como promoverá un sentido de conexión y pertenencia entre ustedes.

Sus reflexiones sobre las historias de vida ofrecerán a los niños y adolescentes formas de comprender situaciones sociales complejas e identificar los valores subyacentes. Sin embargo, eso no significa que tomarán su forma de dar significado “tal cual”. Cuando interactúan con su historia, pensarán en sus propias historias e incorporarán en ella los valores de su historia que resuenen en ellos. Usando lo que aprendieron de su historia, podrán formar sus propios significados. A su vez, pueden mostrarle a usted otras formas de interpretar su propia historia.

Recuerda

A lo largo de estas historias de vida, los niños y adolescentes pueden practicar una forma más profunda de pensar y sentir, así como formar valores y creencias que los guiarán en su transición a la adolescencia y la edad adulta. A medida que se conviertan en adultos y revisen las historias que usted compartió con ellos, sus reflexiones crecerán con ellos. Un día, incluso podrían volver a contárselo a sus familias.

Videos recomendados que difunden la investigación revisada al escribir esta publicación (todos requieren activar subtitulos en Espanol):


Referencias

1. Immordino-Yang, M. H., & Knecht, D. (2020). Building meaning builds teens’ brains. Educational Leadership, 77(8), 36–43 

2. Riveros, R., & Immordino-Yang, M. H. (2021). Towards a neuropsychological approach of adolescents’ spiritual development. Adolescent Research Review, https://doi.org/10.1007/s40894-021-00158-1

3. King, P. E., Mangan, S., & Riveros, R. (In press). Religion, spirituality, and youth thriving: Investigating the roles of the developing mind and meaning-making. In Davis, E., Worthington, E., Schnitker, S. (Eds.) Handbook of Positive Psychology, Religion, and Spirituality. New York: Springer Publishing.

About the Author

Guest Blogger

Dr. Rodrigo Riveros is a Postdoctoral Research Associate with the Thrive Center. His research interest focuses on how adolescents construct abstract, generative, and moral visions for their adulthood, and how these general capabilities are expressed in life goals, spirituality, and sense of civic participation, among other pursuits of self-transcendence. Combining neuroimaging, behavioral analysis, and interviews, Dr. Riveros uses interdisciplinary research on life narratives and goal setting to uncover the neuropsychological mechanisms contributing to identity, intrinsic motivation, and purposeful thinking.

Join the Movement

Receive the latest news and updates by subscribing to our mailing list below.

Leave a Comment

You must be logged in to post a comment.