Father and daughter washing hands

La familia bajo presión: El poder de conexión al estar aislados juntos

Share Post

“Es por medio de nuestra conectividad con los demás que podemos crecer y florecer en la vida.”

Froma Walsh

Es muy posible que estemos empezando a comprender la realidad de que el aislamiento forzado no tiene un fin a corto plazo. Es maravilloso que las familias se junten por largos períodos de tiempo cuando estos tiempos son planificados y cuando involucran un viaje en auto, acampar o talvez ir a la playa. Pero cuando no es algo que se elige, en su casa, sin una fecha final, es de esperarse que aumenten la ambiguedad y la ansiedad. Este artículo desea brindar apoyo a las familias en este terreno inexplorado, y desea ofrecer un paradigma para orientar a su familia de tal manera que pueda (a) crear agilidad y reconfigurar el estrés familiar, (b) ofrecer ideas para conectarse de maneras nuevas y significativas, y (c) orientar a su familia apuntando hacia el crecimiento. La meta es salir de todo esto con una orientación intencional hacia el crecimiento a nivel familiar para el bienestar de los seres dentro de la familia, como familia y hacia los demás.

Crear agilidad y reconfigurar el estrés familiar

Las teorías de estrés familiar pueden brindar apoyo durante estos tiempos ayudándonos a comprender cómo los sistemas (ej. familias) reaccionan durante el estrés. Primero, ¿qué es estrés familiar? Es simplemente una interrupción al estado regular del equilibrio familiar (ej. estado normal de funcionamiento). En el caso de COVID-19, es una presión externa la cual causa una interrupción al balance interno de una familia. Lo que no podemos desestimar es que toda familia tiene presiones internas pre-existentes que son asuntos que existen en el trasfondo, sin embargo ahora bajo estrés vuelven a salir a la superficie. Durante este tiempo, es importante saber que la incertidumbre es de esperarse, y en estos momentos nos están indicando a todos(as) que debemos sobreactuar a propósito, para influir en los comportamientos por el bienestar de un mundo saludable. Es posible que sea necesario re-evaluar la estructura básica familiar y el proceso de superación. El comportamiento presente de una familia no se puede comprender aparte de su propia historia. Legados multigeneracionales forman las narrativas, creencias y expectativas familiares. Estos legados influyen cómo su familia percibe la interrupción e informa cómo miembros individuales y el sistema entero reacciona al estrés, crisis y adversidad.

Pregúntense a si mismos: ¿Cómo se me ha enseñado a lidear con el estrés? ¿Qué vimos a nuestros padres, madres y/o abuelos(as) hacer? ¿Funciona esto? ¿O deseamos buscar nuevas alternativas? ¿Cuales son las fortaleza únicas de nuestra familia y cómo deseamos edificar sobre ellas?

Tenga en mente: El estrés familiar es inevitable, y no todo estrés es malo. El estrés de una persona impacta a los demás. Por lo tanto, la familia entera tiene la oportunidad de entrar en acción. En otras palabras, no es meramente la ansiedad o la enfermedad de una persona singular, es la ansiedad/enfermedad de la familia. Cada persona singular dentro de una familia no ve a los causantes de estrés de la misma manera. Las percepciones y las narrativas son tan diversas como las mismas estructuras familiares. Las diferencias no tienen porque causar estrés, sino que pueden crear una oportunidad para flexionar, aprender y re-orientarnos hacia lo que más importa.

Consejos para conectarse de maneras memorables

Estructurar comidas familiares para volverlas reuniones familiares: Las comidas familiares frecuentes están asociadas con resultados psicosociales positivos. No hay mejor momento como el presente para iniciar esta rutina regular. Durante las comidas familiares, tengan conversaciones estructuradas, abra el espacio para explorar temores y ansiedades, luego reoriente y termine la “reunión familiar” con las fortalezas y las metas de la familia para el siguiente día, a nivel individual como también familiar.


Estar conectados significa desconectarse: Planifique su consumo de noticias, y determine quién formará parte de estas sesiones informáticas. Por ejemplo, solo vea el noticiero de las 5pm, y nombre a una persona para que sea la persona de la “red social” quien le reportará al grupo. Si usted es madre o padre de niños(as) pequeños(as), asigne a un adulto para que obtenga la información y decida qué información es necesaria para que escuchen los jóvenes. Guarde lo que sea de ayuda para usted y su familia, descarte el resto.


Cree rituales: Los rituales sirven para calmar a las personas durante transiciones y tiempos que no contienen predictibilidad ni familiaridad. Tales rituales pueden ser, por ejemplo, oraciones matutinas y meditación familiar o yoga. Estos deben tener el fin de centrar y abrir su día, tomar un receso a mediodía o terminar su día en reflección y gratitud. Tome el tiempo colectivamente para reflexionar internamente puesto que ayuda a calmar la ansiedad y fomenta conexiones más profundas y significativas.


Tengan conversaciones pro-crecimiento: Considere un acercamiento basado en recursos, cómo puede usted considerar a cada miembro de la familia como una fuente de fortaleza para utilizar y no un déficit a resolver. ¿Conoce usted las esperanzas y sueños de cada miembro de la familia? ¿Está consciente de esa llama interna que impulsa su propósito? ¿Sabe lo que le trae gozo a cada persona? Como familia ¿cómo puede usted nutrir el deseo de cada persona para estar y hacer mejor? Una vez tenga esto establecido, amplíe esta conversación hacia toda la familia. ¿Cual es el deseo de la familia para hacer y estar mejor?

Oriente intencionalmente a su familia hacia el crecimiento

Las teorías de estrés familiar nos han ayudado a comprender cómo las personas dentro de las familias, y todas las familias, interpretan, perciben y sacan sentido al estrés y la adversidad. También hemos aprendido que la percepción y cómo las familias le sacan significado a las cosas, tienen un gran impacto sobre el funcionamiento en general, el manejo de síntomas y la habilidad de orientarse hacia el crecimiento. A menudo, la resiliencia se considera la meta final durante tiempos estresantes. En el sentido más básico, la resiliencia se refiere a los procesos de un objeto, luego de haber sido remoldeado y estirado, de regresar a su forma normal (ej. equilibrio). Talvez usted lo conoce como “rebotar”. Que tal si nos tomáramos el tiempo y escogiéramos evaluar la estructura que se está estirando, (ej. la familia) y colectivamente decidimos trabajar hacia nuevo crecimiento, no solamente regresar a lo normal.

Dentro del miedo y la ansiedad existe la esperanza. No tiene que ser lo uno o lo otro. Pueden ser ambas cosas. Puede existir la esperanza por un mejor resultado y la esperanza por una manera diferente de existir en este mundo. Lo que sugiero es que las familias pueden tomar pequeños pasos ahora para mobilizarse del estado de sobrevivencia hacia la resiliencia y de camino al florecimiento. Un factor clave del florecimiento es tener una orientación más allá de uno(a) mismo(a) de tal manera que manera que la persona se guía intencionalmente hacia un propósito mayor que el ser mismo. Lo que sugiero es que como familia, todo miembro puede contribuir su crecimiento individual para el mejoramiento del crecimiento a nivel-familiar. Se ha sentado alguna vez con su familia para hacer un inventario y se ha preguntado profundamente:

  • “¿Cual es el propósito de nuestra familia?”
  • “¿Nos gusta cómo nos presentamos al mundo?”
  • “Cuando termine este aislamiento, ¿qué tipo de cambios pequeños podemos hacer para ser mejores para nosotros mismos y para los demás?”
  • “¿Cuáles son los valores que nos orientan como familia?”

La crisis puede llegar a ser un llamado a despertar. Abrace la paradoja que durante la adversidad, puede haber un crecimiento enriquecedor. Comprométase a verse a si mismo como si formara parte de algo mayor. Comprométase como familia a aumentar el nivel de concientización y orientarse hacia lo que en realidad importa.


Referencias

1. Boss, Pauline. (2019). Family Stress Management (3rd edition). Sage Publications.

2. Harrison, M. E., Norris, M. L., Obeid, N., Fu, M., Weinstangel, H., & Sampson, M. (2015). Systematic review of the effects of family meal frequency on psychosocial outcomes in youth. Canadian Family Physician, 61(2), e96-e106.

3. Imber-Black, E., Roberts, J., & Whiting, R. A. (Eds.). (2003). Rituals in families & family therapy. WW Norton & Company.

4. King, P. (2020). Cambiar nuestro enfoque de “sobrevivir” a prosperar durante COVID-19. https://thethrivecenter.org/contemplation-and-covid-19/

5. Walsh, F. (2006). Strengthening family resilience. Guilford Press.

About the Author

Stephanie Trudeau

Stephanie Trudeau

Dr. Stephanie Trudeau is a Postdoctoral Research Associate with the Thrive Center for Human Development where she currently studies the intersection of spirituality and thriving. Trained as a Medical Family Therapist and Integrated Behavioral Health Researcher, her academic expertise utilizes a biopsychosocial-spiritual lens in order to examine illness and recovery across family and social systems. She has dedicated her clinical and scholarly career toward developing a deeper understanding how families cope in the face of adversity, trauma, and grief.

Join the Movement

Receive the latest news and updates by subscribing to our mailing list below.

Leave a Comment